Antecedentes 27/F

La madrugada del 27 de febrero de 2010, un devastador terremoto y posterior maremoto causaron estragos en gran parte del territorio nacional.

A medida que pasaban las horas, el tamaño y alcance de la tragedia se hizo evidente. Imágenes de familias damnificadas, personas desaparecidas y ciudades en ruinas comenzaron a inundar los medios nacionales e internacionales… Los chilenos nos enfrentábamos a un titánico desafío: Reconstruir Chile.

La urgencia es clara y la colaboración de todos indispensable. Por este motivo, la Ley N° 20.444 creó el Fondo Nacional de Reconstrucción que busca incentivar a todos los chilenos, y extranjeros que también quieran y puedan hacerlo, a hacerse parte de esta gran tarea.

La Ley N°20.444 creó el Fondo Nacional de la Reconstrucción y estableció una serie de beneficios tributarios a las donaciones que se destinen a financiar la construcción o reconstrucción de infraestructura u obras afectadas por la ocurrencia de una catástrofe natural.

La ley surgió como una respuesta a los daños sufridos por el terremoto y maremoto del 27 de febrero de 2010 y tiene por objeto incentivar a la ciudadanía a colaborar con la reconstrucción del país, mediante un mecanismo de donaciones.

La ley N°20.444 contempla diversos mecanismos de donaciones, de manera de entregar variadas alternativas para que todos quienes deseen colaborar con la reconstrucción del país puedan hacerlo. De ese modo existe la alternativa de donar al Fondo Nacional de la Reconstrucción para que el Gobierno destine dichos recursos al financiamiento de obras prioritarias, como también se autoriza para donar a obras específicas a elección del donante, dentro de un catálogo predeterminado de proyectos.

Por último, se autoriza además la ejecución directa de las obras de reconstrucción por aquellos donantes que deseen hacerlo y se establecen mecanismos para que la ciudadanía pueda postular obras y proyectos para ser financiados con recursos donados.

banner banner banner